RSS Skype
menu principal
Documentos
Opiniones
En el estudio del Foro Monetario Internacional...
“Es función esencial del Estado,...
En cualquier otra parte del mundo, el crecimiento...
Recientemente la Fundación Abriendo...
No, las lamentables muertes no pueden sorprender,...
 
Búsqueda:
Isidoro Santana | 13 de Abril del 2012
Cuanto costarán las próximas elecciones

Sería bueno que alguien se ocupara un día de investigar las razones por las que al Estado Dominicano todo le sale tan caro. En el Quinto Informe de Observación Electoral publicado por Participación Ciudadana en esta semana, hay una parte dedicada a analizar el costo para el fisco de realizar las próximas elecciones. Que no es lo mismo que el costo para la sociedad, lo cual tendría que incluir otras cosas.

El pasado mes de marzo un miembro de la Junta Central Electoral dijo que las próximas elecciones costarían al país alrededor de 3,800 millones de pesos, incluyendo la organización de los comicios y la contribución económica a los partidos. Más recientemente, el Director Financiero de la JCE manifestó que en la organización de las elecciones el organismo gastará unos RD$2,000 millones. En este caso, se da por sentado que no incluye las transferencias a los partidos. Pero lo que sí es evidente es que ambos funcionarios se han referido a las partidas destinadas a financiar el operativo de votación, no al costo de las elecciones. Porque el costo de las elecciones es mucho más que el operativo de votación.

Normalmente los costos de las elecciones se asocian a aspectos como infraestructura y equipamiento de los organismos, mantenimiento de una burocracia especializada, registro civil y de electores, registro de partidos y candidatos, organización de votaciones, educación e información a la ciudadanía, organización de la observación por parte de partidos y ciudadanos e instituciones internacionales, procesamiento de datos, transmisión de resultados, solución de diputas y adjudicación de resultados. Algunas partes de estos procesos se inician mucho antes de las votaciones, otras durante las campañas y otras durante las votaciones y, finalmente, en el período postelectoral.

El costo en otros países suele incluir también funciones que no se cumplen en República Dominicana, pues los organismos electorales se ocupan de la vigilancia de la integridad de las campañas, la verificación de los gastos y el control de la procedencia de los fondos partidarios; así como del control, vigilancia e incluso administración del contenido y el tiempo de los spots televisivos y la publicidad por otros medios, pero en nuestro país eso se deja a la libertad y discreción de los partidos y candidatos.

En el indicado informe de Participación Ciudadana se ha intentado hacer una cuantificación de todo lo que cuestan al fisco las elecciones, llegándose a la conclusión de que las próximas costarán RD$7,633 millones. Ahora bien, si no se incluyen los fondos transferidos a los partidos (RD$1,994 millones en los dos años que cubre el período entre una elección y otra), por entender que esto no es propiamente un costo de organizar las elecciones, entonces el costo sería de RD$5,639 millones.

Medir el costo de las elecciones a partir de lo que se gasta simplemente en el operativo de votación constituye un procedimiento incorrecto en la medición de los gastos en las funciones públicas. Para insistir en la diferencia entre una cosa y la otra, intentemos hacer un símil entre el gasto público en educación y lo que se gasta en la docencia en las escuelas. El dinero que el Tesoro destina al Ministerio de Educación se computa como gasto educativo, aún a sabiendas de que una parte de ello se dedica a pagar el sueldo del Ministro, los viceministros y toda la burocracia superior, sin que ellos impartan docencia, o a cubrir la pintura o reparación de los edificios, o a pagar el sueldo de los maestros durante el período de vacaciones, porque todos ellos son costos imputables al proceso educativo, al igual que lo gastado en la docencia en los días de clases.

Es cierto que en la sociedad hay cosas que tienen un valor que no se puede medir en dinero, y la democracia es uno de ellos, pero los ciudadanos y las organizaciones que velan por la democracia y por la transparencia también debemos pensar en la eficiencia en términos de costos de la organización de los procesos y mantenimiento de los organismos electorales.

El gráfico anexo muestra un detalle del costo de las elecciones del 2012, a partir del presupuesto aprobado para los organismos electorales para los años 2011 y 2012, pues ambos se relacionan con las próximas elecciones. Es conveniente aclarar algunos aspectos:

Solo se incluye el costo de las elecciones para el fisco, es decir, no incluye el dinero recolectado por los partidos por sus propios medios y destinados a sus campañas.

Sin embargo, si el fisco realiza gasto al margen de los mecanismos institucionales, en apoyo al partido oficialista (o de oposición, si es canalizado por un ayuntamiento o legislador), pero no aparece transparentado en las estadísticas como gasto en campaña (como es lógico suponer), entonces esa parte no está incluida, pudiendo ser considerablemente grande en el país.

A falta de información final sobre la ejecución presupuestaria, se parte del presupuesto aprobado, a sabiendas de que al final podría haber ligeras diferencias.

Podría ocurrir que si las próximas elecciones llegaran a resolverse en una sola vuelta, la Junta Central Electoral no llegue a gastar todo su presupuesto, por lo que este costo podría bajar algo.

Hay algunas funciones ejecutadas por los organismos electorales, como registro civil, que tienen otras finalidades, además del electoral. Pero no ha sido posible segregarlas del costo de las elecciones.

El monto computado es de RD$7,633 millones, extremadamente alto en atención a los parámetros internacionales. En los países con democracias más cimentadas las elecciones salen más baratas. En un ambiente de mucha confianza e institucionalidad, el Estado puede optar por no tener un organismo de manera permanente para fines electorales, más aún cuando en el futuro las elecciones serán cada cuatro años. O tener un organismo muy flexible, con un personal pequeño durante el “tiempo muerto” y ampliarlo en atención a las necesidades.

También podría optar por encargar de llevar a cabo las elecciones a un organismo público que normalmente tiene otras funciones, como un Ministerio de Interior, por ejemplo. Un criterio de este tipo fue lo que llevó a Participación Ciudadana, durante la discusión de la reforma constitucional, a oponerse a que se creara un Tribunal Superior Electoral exclusivamente para tal fin. Pero el ordenamiento institucional escogido por el país encarece más las elecciones.

Queríamos hacer comparación del costo de las elecciones en la República Dominicana con las de otros países, para ilustrar a los lectores, pero por razones de espacio lo dejaremos para la próxima entrega.

Impresora



 

 
Actividades
VIDEOS
Otros Proyectos
C/ Wenceslao Álvarez No. 08, Zona Universitaria, Distrito Nacional, Santo Domingo, R. D.
Tel.: 809-685-6200 / Fax 809-685-6631 Email: info@pciudadana.org
Todos los derechos reservados
© 2014 Participación Ciudadana